Econciencia Construcción Sostenible socializará su experiencia en Bolivia

Durante la primera semana de diciembre, nuestro emprendedor John Berrío López visitará Bolivia para compartir su experiencia de cerca de 16 años de trabajo con el manejo de residuos sólidos.

Nuestra empresa, líder en procesos de construcción sostenible innovadores, por medio de la fabricación de madera plástica obtenida a partir de plástico reciclado, se convierte en un referente internacional de gestión y disposición adecuada de los residuos.

También, autoridades gubernamentales y empresarios de otros países, posicionan a Econciencia como una alternativa inclusiva, que permite el cierre del ciclo de la cadena de residuos sólidos, con la participación de todos los actores de la cadena, como los grupos de reciclaje.

Nuestra tecnología genera un importante impacto ambiental, social y económico en Antioquia y en Colombia, llegando a cerca de 10 Departamentos del país.

En la actualidad, nuestros procesos nos permiten ser pioneros en la construcción de Viviendas de Interés Prioritario (que se instalan en un solo día), y construcciones en alturas de hasta cuatro pisos, fabricadas en su totalidad en 30 días. También somos constructores de mobiliarios urbanos y otras soluciones sostenibles.

Las resinas plásticas son aprovechadas en Colombia, en menos de un 14%, y la realidad de otros países latinoamericanos es similar. Con nuestros procesos, evitamos que los plásticos reduzcan anticipadamente la vida útil de los rellenos sanitarios, y además fortalecemos el empresarismo y el emprendimiento social (lo que genera empleo), y mitigamos las emisiones negativas de gases de efecto invernadero, al contar con procesos de producción más limpia.

En Bolivia, recientemente el presidente Evo Morales sancionó la Ley 755, conocida como “Ley de Gestión de Residuos Sólidos”, en un país donde el 90% de los residuos se dispone inadecuadamente, y con un potencial de aprovechamiento del 70% de los residuos anuales, que oscilan entre los dos millones de toneladas.

Esperamos que nuestro proceso sea inspirador en un país como Bolivia, que por la vía normativa busca regular sus procesos de disposición final y reciclaje.